Por Viviana Monteros

“Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida”. Proverbios 4:23 (NTV).

¡Qué importante es tener un corazón sano y trabajado para que nuestra vida sea plena! Usted se preguntará ¿porque debo trabajar en mi corazón? La respuesta está en Mateo 15:19 “Pues del corazón salen los malos pensamientos, el asesinato, el adulterio, toda inmoralidad sexual, el robo, la mentira y la calumnia” (NTV). Entendemos que el corazón maneja nuestros pensamientos, voluntad, lengua y también nuestra área sexual y relacional. Quizás usted estará pensando “¡No esto no puede ser, yo no soy así!”. Pero esto es una mentira; debemos morir y entregar estas perversiones y llenar nuestro corazón de la palabra (verdad) de Dios, para actuar según su voluntad y no según nuestro corazón.

“Fue una mentirita piadosa…”, “te cuento pero no le digas a nadie…”, “los ojos se hicieron para ver…” y otras más, son frases recurrentes que indican que debemos trabajar en nuestro corazón de forma continua.

¿Qué beneficios tenemos por trabajar en nuestro corazón? Primeramente el agrado de Dios, luego viene la paz que nos lleva a vivir tranquilos, sin cargas. Además de esto, cada victoria en nuestro corazón es una carga menos para nuestras generaciones. Es maravilloso ver cómo cambia nuestra vida.

Para reflexionar: Le animo a que tome ésta maravillosa decisión de trabajar en su corazón. En obediencia a esta verdad, le invito a tomar notas (con ayuda del Espíritu Santo) de cómo son sus pensamientos, cómo es su manera de hablar y cómo es su forma de actuar ante diferentes circunstancias.

© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: