Por Viviana Monteros

“El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso. ¿Quién realmente sabe qué tan malo es? Pero yo, el Señor, investigo todos los corazones y examino las intenciones secretas”. Jeremías 17:9-10 (NTV)

Realmente, ¿sabemos lo que tenemos en nuestro corazón? La respuesta a esta pregunta, es no, sólo Dios sabe lo que hay en el corazón de cada uno de nosotros. Seguramente usted, desea tener un corazón limpio, que agrade a Dios. Pero si nuestro corazón nos engaña, ¿Cómo podemos saber que hay en lo más secreto? Con la ayuda del Espíritu Santo, que nos revela qué cosas tenemos en nuestro corazón que debemos cambiar.

David entendía la importancia de este trabajo en nuestro interior: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio y renueva un espíritu fiel dentro de mí” Salmos 51:10 (NTV). Cuando le damos lugar al Espíritu Santo y pedimos su ayuda, trae su justicia y su luz, como un reflector, a iluminar cada rincón de nuestro corazón.

Es maravilloso poder sentir cómo Dios está para consolarnos y para traernos paz en ese momento doloroso, en el que descubrimos muchas cosas que están guardadas en nuestro interior y que no las conocíamos. Pero sólo Él nos trae gozo en esos tiempos. Es inexplicable, sólo aquellas personas que pasan por ese proceso lo pueden entender, es un cambio liberador y sanador.

Si usted desea experimentar al Espíritu Santo trabajando en su corazón, le invito a que busque un tiempo de intimidad con Él, para que comience a limpiar cada área marcada.

Para reflexionar: ¿Está dispuesto a dejar al Espíritu Santo a que traiga su justicia y luz? ¿Está dispuesto a cambiar lo que le pida?

© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: