«Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan». Hebreos 11:6

Escuchar audio:

RESUMEN:

  • Como hijo de Dios, puedo aportar al reino de Dios con mis dones y talentos.
  • Si hacemos nuestros trabajos con excelencia, Dios se encarga de promocionarnos.
  • No somos personas que deben manejarse por las emociones sino que nos manejamos por principios espirituales.
  • La salvación no es una recompensa por nuestras buenas obras, sino que solo la alcanzamos por gracia.
  • El justo será recompensado tanto en la tierra como en el cielo.
  • Cuando soportamos la prueba en una actitud de fe, Dios nos recompensa.
  • El que hace el bien en secreto, es recompensado en público.
  • Dios es un Padre que disfruta de darnos cosas buenas.
  • Dios suple todas nuestras necesidades como recompensa por poner primeramente su reino y justicia.
  • La falta de perdón y raíz de amargura obstruye que las recompensas de Dios nos lleguen.
  •  Ser agradecidos y sembrar en otros hace que Dios nos de más.
© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: