«En los últimos días, el monte de la casa del Señor será el más alto de todos,el lugar más importante de la tierra.
Se levantará por encima de las demás colinas y gente del mundo entero acudirá allí para adorar. Vendrá gente de muchas naciones y dirá»Vengan, subamos al monte del Señor,a la casa del Dios de Jacob. Allí él nos enseñará sus camino y andaremos en sus senda». Pues la enseñanza del Señor saldrá de Sión; su palabra, de Jerusalén». Miqueas 4:1-2

Escuchar audio:

RESUMEN:

  • Dios establece su reinado en las naciones por medio de su iglesia.
  • Dios habla en el monte de Sión, allí nos da una asignación importante.
  • Necesitamos transicionar en nuestra madurez, de ser fieles administradores de lo que Dios nos da.
  • Antes de ser un gobernador, hay que ser un adorador. Cuando intimamos con el Padre somos capacitados para gobernar.
  • En la nueva naturaleza tenemos la necesidad de volvernos adoradores del Padre.
  • Cuando tomamos consciencia de nuestra posición de hijos, somos empoderados en la adoración.
    4 áreas donde Dios requiere que gobernemos:
  •  En nuestra propia vida. (Proverbios 16:22). Autogobierno. Alineamos nuestra vida a la voluntad de Dios. Es el mayor desafío. Consiste en acomodar toda nuestra vida al diseño original. Es lo mismo que hacemos con los discípulados.
  •  ‎Familia. (1 Timoteo 3:4-5). Debe ser ordenada al diseño y obediencia original. Estableciendo en casa paz, amor, verdad, justicia, etc.
  •  ‎Iglesia. (Mateo 15:7-9, 13-14). Las ideas humanas se contradicen con las verdades de Dios. Somos llamados a ordenar su casa de acuerdo al diseño original.
  •  ‎Naciones. Tenemos que pasar de una visión micro a una macro, pero sólo sucederá cuando estemos preparados para poder llevarlo a cabo. (Jeremías 1:9-10)
© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: