¿Qué significa el evangelio para nosotros?

Ver video:

RESUMEN:

Cristo es una realidad viva y dinámica de Dios, en la cual fuimos invitados y somos participes.

 

“Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que, al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican”. Romanos 1:21-32 (RVR1960)

 

Dios espera nuestra adoración de vida, con un corazón agradecido a Él. Nuestra vida tiene que demostrar y expresar que aceptamos la autoridad de Dios en mi vida.

 

 “¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado”. Romanos 3:9 (RVR1960)

“Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios”. Romanos 3:19 (RVR1960)

 

El hombre vive en un estado de autonomía: no reconoce autoridad, es desagradecido, le roba la gloria a Dios.

Tenemos que renunciar a la imaginación para empezar a vivir desde una visión. La solución para el pecado de la humanidad está en la muerte de cruz. En la cruz encontramos la regeneración (fundición de nuestro espíritu con el Espíritu de Dios) y justificación. Solamente Dios puede justificarnos.

Justificación: dar por anulado. La gracia nos alcanzó, no hay mérito en nosotros.

La gracia de Dios es suficiente. Vivir lejos de su gracia es un riesgo. Cuando confiamos en nosotros mismos, nos desligamos de la gracia de Dios. Sin la gracia construimos nuestra vida personal basados en nuestra propia concupiscencia.

 

“Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que, brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados”. Hebreos 12:15 (RVR1960)

 

El problema aparece cuando obedecemos a las voces de nuestro corazón. La gestión de las personas que obedecen a sus deseos es autónoma.

Vivir en la gracia de Dios es disfrutar la naturaleza y la realidad de Dios que experimentamos en lo cotidiano. Es el pleno disfrute de Cristo en nosotros. Solo alguien que disfruta y experimenta la gracia de Dios se vuelve un buen administrador. No disfrutar el evangelio, no tener una experiencia interna y genuina con Cristo, no disfrutar la oración y la palabra, son indicios de un alejamiento de la gracia.

Por gracia podemos experimentar y vivir su palabra. Sin la gracia de Dios, nos volvemos perfectos errantes y vagabundos. Porque la gracia tiene como fin hacernos firmes. No hay firmeza ni entrada a la gracia sino es por la fe. Primero fortalecidos en la fe, para que podamos estar firmes en su gracia.

La fe es el camino que nos conecta con su gracia. La gracia es vida, pero primero es muerte. Cuando me desligo de la vida de Cristo, caigo de la gracia. La necesidad es lo primero que aparece cuando nos desligamos de la gracia.

Pr. Julián Ríos

 

Puede descargar el PDF con los puntos más importantes de esta prédica, haciendo clic aquí.

 

 

Otras Prédicas

Vivir un evangelio genuino

Último mensaje de . 11 agosto, 2019. Predicador: Julian Rios

Honra al Espíritu Santo

Último mensaje de . 11 agosto, 2019. Predicador: Julian Rios

Dependientes de la gracia

Último mensaje de . 11 agosto, 2019. Predicador: Julian Rios

Santificándonos.

Último mensaje de . 11 agosto, 2019. Predicador: Marcelo Ceballos

El misterio del evangelio

Último mensaje de . 11 agosto, 2019. Predicador: Abel Ballistreri
© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: