Por Matias Ceballos

“La mujer virtuosa es corona de su marido”. Proverbios 12:4(a) (NTV)

Identificar quebrantos de género y engaños nos hace comprendernos mejor (como hombre y mujer) y permitir que el Espíritu Santo comience a trabajar específicamente en las raíces.

Si nos crecemos con una idea de género tal como Dios pensó, las mujeres se pueden formar ideas falsas con respecto a lo femenino: que la verdadera mujer es aquella «super heroína» (es independiente, salvaje, competitiva, amenazante, rígida en sus emociones, superior al varón, rebelde, cree que todos los hombres son peligrosos), que la mujer debe ser sumisa al abuso (es aquella que tiene temor por lo masculino, internaliza el trato abusivo como normal, y es insegura), o puede derivar en homosexualidad (busca la plenitud de su identidad femenina, alguien que la complete con lo que siente que le falta).

Dios determinó a la mujer como complemento del hombre: la verdadera mujer es intuitiva, delicada, con un corazón abierto a los demás, sensible, relacional, valiente, detallista, capaz, e inteligente. Son todas características que Cristo mismo conquistó para las mujeres.

Para reflexionar: Mujeres ¿que concepción tienen de su femineidad?, hombres ¿Cómo creen que es la verdadera mujer?

© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: