Por Gabriela Farias

“No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. Romanos 12:2 (NVI)

Dios nos hizo personas con emociones para sentir y poder relacionarnos, pero muchas veces pueden engañarnos, todo depende de cómo las manejamos. Todo lo que pensamos, lo expresamos y nos genera las distintas emociones. Por ejemplo, si en nuestra mente tenemos
algún temor, lo sentimos y lo expresamos de ese modo.

La mente y el corazón son el asiento de las emociones, ambas van juntas y generalmente se alimentan de hechos, experiencias vividas, costumbres, enseñanzas, etc. y en base a eso valoramos todo lo que nos pasa. Tenemos que aprender a pensar, para aprender a sentir.

Debemos renovar nuestra mente, ya no pensando como lo hacíamos antes, sino de acuerdo a lo que dice la Palabra de Dios, para poder experimentar una vida plena en Cristo. Él ya nos hizo libres y gano la batalla, solo debemos comenzar a creer.

A través de la palabra podremos encontrar lo que realmente somos y cuál es la voluntad de Dios para nuestras vidas. Es un proceso largo, en donde constantemente el enemigo buscara engañarnos, pero debemos estar alertas y en una constante comunión con Dios.

Diariamente, busquemos alinear nuestros pensamientos y emociones a Cristo para poder alcanzar una mente libre de mentiras y así poder vivir una vida de victoria.

                Para reflexionar: ¿Qué experiencias vividas le generan emociones negativas? ¿Su mente está
siendo renovada a la luz de la Biblia?

© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: