Por David Saint

«A los que usan bien lo que se les da, se les dará aún más y tendrán en abundancia; pero a los que no hacen nada se les quitará aun lo poco que tienen». Mateo 25:29 (NTV)

En este pasaje (Mateo 25:14-30) el Señor Jesucristo nos cuenta que un hombre adinerado le dio diferentes cantidades de dinero a tres empleados, con la consigna de que usaran esos talentos (moneda de la antiguedad) y lo multiplicaran con el tiempo. Dos de ellos lograron duplicar el dinero, el tercero escondió su talento en la tierra y por supuesto no se incrementó. Cuando llegó el tiempo de rendición de cuentas, el capitalista felicitó a los dos primeros, pero reprendió al tercero.

Esta parábola claramente nos enseña los principios básicos de la mayordomía que, en el cristiano, incluye todo lo que poseemos. De aquí podemos sacar varias enseñanzas: Todo lo que tenemos, le pertenece a Dios (Salmos 24:1). Nosotros somos sólo mayordomos, no dueños, y al final de nuestras vidas tendremos que rendir cuentas a Dios de lo que hicimos con todos los recursos que dejó a nuestra disposición. Como cristiano, debo orar todos los días y pedir sabiduría a Dios para administrar todos mis recursos (1 Reyes 3:15). Dios ha prometido prosperar y ayudar a los buenos administradores (Mateo 6:33; Marcos 10:30).

¿Cuáles son los talentos, recursos o bendiciones que puedo administrar? la salud, el tiempo, la inteligencia o capacidad intelectual, oportunidades para estudiar y aprender; mi cónyuge, si lo tengo; hijos, si los tengo; estudios realizados, y conocimientos; oportunidad de asistir a reuniones en mi iglesia; una vivienda; un vehículo; libros que poseo; experiencias vividas; la salvación que Dios me regaló; el bautismo en el Espíritu Santo; talentos, dones del Espíritu Santo, y ministerios; el dinero que pasa por mis manos; la Biblia, riqueza extraordinaria; mi empleo, mi oficio, y muchas cosas más.

¡Tengamos la seguridad que si somos buenos mayordomos, Dios en el presente nos bendecirá, y en el día final nos felicitará y premiará!

Para reflexionar: ¿Cómo está administrando los recursos que Dios puso a su disposición? ¿Entiende que es sólo un administrador de sus posesiones?

© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: