Por Guillermo Saint

Mateo 11:12: «Desde que Juan el Bautista comenzó a predicar hasta ahora, el reino de Dios avanza a pesar de sus enemigos. Sólo la gente valiente y decidida logra formar parte de él». (TLA)

La Biblia dice que el Reino de los cielos sufre violencia ¿A qué violencia se refiere?: la pornografía, murmuración, religiosidad, idolatría, liviandad, persecución. La presión de una sociedad inmoral, el ocultismo, las malas amistades, el individualismo, el pecado, etc. Pero también dice que hay una clase de personas que logra alcanzar el reino, conquistarlo y llevarlo a la victoria. ¿De qué personas está hablando?: DE LOS VIOLENTOS ESPIRITUALES.

Ellos son valientes, decididos, esforzados, apasionados, valerosos, osados, extremos, atrevidos, intrépidos, intensos, resueltos…

  • Aquellos cuya consagración y santidad es más fuerte que la tentación y ataques del enemigo (José),
  • Aquellos que toman desesperadamente en serio la santidad y compromiso a Dios (David),
  • Aquellos que están dispuestos a perderlo todo con tal de agradar a Dios (Fil 3:7-10) – (Abraham, Pablo),
  • Aquellos que no vacilan en decir ¡NO! A una propuesta inmoral (Sadrac, Mesac y Abed-nego; José)
  • Aquellos cuyos pies y ojos están entrenados para huir velozmente apenas la tentación se asoma (José)
  • Aquellos a quienes no les importa ser humillados en público, con tal de ser exaltados por Dios (Noe)
  • Aquellos que comprenden que han sido llamados a afectar a su generación con el mensaje del evangelio
  • Aquellos que están dispuestos a seguir fieles a Dios aun en medio momentos difíciles (Jacob)
  • Aquellos cuyos ojos están puestos en la meta, no en el sacrificio (Jesús).

Nosotros hemos sido puestos por Dios en este mundo para arruinar a Satanás,  para hacer un piquete al infierno y para frustrar los planes del maligno. (2 cor 10:4-5)

Vos y yo somos el ejército de Dios, los responsables de materializar la victoria que Jesús ya ganó en la cruz (2 Timoteo 2:3-6). Es fácil “enredarse” y distraerse con todas las cosas que ofrece el mundo: La moda, los estudios, las amistades, las redes sociales, el trabajo, noviazgos sin propósito, etc. Pero no perdamos de vista nuestro propósito, nuestro llamado: ¡GANAR ALMAS CUESTE LO QUE CUESTE! A fin de AGRADAR A QUIEN NOS LLAMÓ POR SOLDADOS. ¡Tenemos una misión por cumplir! ¿Qué vas a hacer?

 

UN EJEMPLO DE VIOLENTO ESPIRITUAL: EZEQUÍAS (2 Reyes 18:1-8)

La Biblia dice que “no hubo otro como Ezequías, antes ni después”. Veamos por qué dice esto Dios de él:

  1. Vivió una vida santa A PESAR que su padre fue uno de los hombres más perversos de su tierra: Acaz.

    Quizás tus padres no son buenos ejemplos, quizás ni conocés a tu papá, posiblemente sufriste injusticias o abusos por parte de ellos, pero con la ayuda de Dios vos sos una generación diferente, vos comenzás una generación santa, formarás una familia hermosa, tus hijos no sufrirán lo mismo que sufriste vos.

  2. Quitó los lugares altos y acabó con la idolatría.

    Fue el único rey que se atrevió a combatir del todo la idolatría. Hubo buenos reyes antes de él, pero ninguno eliminó los lugares altos, en los cuales se sacrificaba a dioses ajenos, que nada tenían que ver con Dios. Idolatría es todo aquello que ocupa el lugar de Dios en tu vida y controla tus decisiones y estilo de vida: puede ser una relación, los estudios, la pereza, la play, internet, el trabajo, etc.

  3. Hizo pedazos la serpiente de bronce que Moisés había hecho.

    Aquel símbolo que en algún momento fue bueno, hoy era de tropiezo para Israel. La gente adoraba algo muerto, sin sentido ni espiritualidad: SINÓNIMO DE RELIGIOSIDAD. Ezequías fue tan decidido, tan violento, tan extremo que se atrevió a despedazar un símbolo de Moisés. Un violento espiritual ADORA A DIOS, pero ABORRECE LA RELIGIOSIDAD. ¡La santidad es su estilo de vida!

  4. Decidió poner en Dios su esperanza, no apartarse de Dios y obedecer sus mandamientos.

    La consecuencia directa está en el versículo 7: Jehová estaba con él y dondequiera que iba, prosperaba. Un violento espiritual no tranza con el mundo (Stg 4:4), no negocia su santidad por un rato de placer, no vende su lealtad a Dios por la presión de una sociedad inmoral.

  5. Se rebeló contra Asiria, que hasta el momento lo tenía dominado.

    Un violento espiritual se rebela contra el pecado, se indigna contra sus propios pecados y hábitos ocultos. Amigo, si querés avanzar en el reino de Dios y querés lograr fruto para Dios, es hora de despojarte violentamente de tu pecado, de ese hábito que te ha controlado hasta ahora (He 12:1-2). Por tus propia voluntad es imposible, pero con el poder del Espíritu Santo es posible! (Hch 1:8, 1Jn 4:4).

  6. Derrotó a sus enemigos hasta dominarlos.

    No permitió que sus enemigos lo limitaran, sino que se extendió venciéndolos en batalla. ¡No permitas que la pornografía, la religiosidad, las malas amistades y el pecado te limiten!Dios puso un gran potencial en vos. Puso un tesoro dentro tuyo, aunque seas frágil como barro (2 Co 4:7). ¡Dios te hizo para ser más que vencedor, para vivir tu vida en plenitud, el propósito de Dios es que vivas una vida extrema y sobrenatural, de victoria en victoria! ¡Luchá por esa vida, está a tu alcance!

Te desafío hoy a llevar tu vida espiritual al máximo, a ser la mayor expresión de lo que Dios te ha llamado a ser, a convertirte en la peor pesadilla de Satanás y a ganar almas para Dios!

© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: