Por Johana Figueroa

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”. Filipenses 4:8 (RVR1960)

Cuando nos referimos a integridad sexual, hablamos de una sexualidad completa. Íntegro es algo completo, pleno, que tiene todas sus partes, entero, sin contaminación. Comprende todo nuestro ser, mente, emociones, cuerpo y espíritu. Nuestra sexualidad no se encuentra solo en nuestro cuerpo.

La sexualidad es parte del diseño de Dios para nosotros: para procrear y formar una familia, para unión y entrega de amor dentro del matrimonio (Génesis 1:28, 2:23-24).

Para que nuestra sexualidad sea sana, debemos trabajar y cuidar todo nuestro ser. Lo que vivimos en nuestra sexualidad es un resultado de nuestra vida espiritual, emocional, mental y corporal, si dedicamos tiempo al cuidado de las mismas. Si nuestro ser integral está alineado a Dios, el resultado es una sexualidad sana, que responde al diseño de Dios.

Debemos controlar nuestros pensamientos sexuales. No podemos dejar que nuestra mente busque sexualizar cualquier situación con cualquier persona, de lo que vemos en la televisión o con aquellos que nos relacionamos. Si no le damos al Espíritu Santo el control de nuestros pensamientos, estaremos echando a perder toda nuestra sexualidad y dejaremos que se destruya en nosotros el diseño de Dios, que es pleno y satisfactorio en nuestra mente.

Las emociones son un resultado de nuestros pensamientos, primero lo procesamos en nuestra mente, y luego sentimos, buscando experimentar y saciar esa emoción. El Espíritu Santo nos da dominio propio ante todo, aun cuando nuestros sentimientos sean muy fuertes. El Espíritu nos guía a toda verdad y nos da convicción de lo que esta fuera de la voluntad de Dios y su diseño.

Para reflexionar:  ¿Le permite a su imaginación tener pensamientos sexuales? ¿Se deja llevar por lo que siente o busca hacer la voluntad de Dios aun cuando no lo siente?

© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: