Por Ailen Oviedo

“Dios decidió darles a conocer este plan tan grande y maravilloso para todas las naciones: Dios envío a Cristo para que habite en ustedes y les de la seguridad de que van a compartir el poder y la gloria de Dios”. Colosenses 1:27 (MSG)

En estos pasajes de la biblia, Pablo nos expone a una verdad: «Cristo vive en ustedes». El plan de Dios desde un comienzo fue que su Iglesia pudiera conocer y experimentar a su Hijo desde el interior. Este es el gran misterio a descubrir, que Cristo habita en nosotros.

La palabra habitar significa: morar, vivir habitualmente en un lugar determinado. Necesitamos descubrir por luz y revelación de Dios que su Hijo vive dentro de nosotros. Si no fuera por este entendimiento revelado viviríamos esperando que toda la obra de Dios viniera del exterior, dependiendo de lo que pasa en nuestro entorno, y no experimentando la verdad de que en nuestro interior ya tenemos todo, por el sólo hecho de tenerlo a Él.

“Pido en oración que, de sus gloriosos e inagotables recursos, los fortalezca con poder en el ser interior por medio de su Espíritu. Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en Él. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes”. Efesios 3:16?-?17 (NTV)???

Es por medio de la Fe que podemos conocer el misterio que nos entrega el Padre. Si creemos que Cristo habita en nosotros, esta verdad se hace realidad en nuestra vida. Migramos de una mentalidad de pozo a una mentalidad de fuente, porque para que un pozo se llene necesita del agua de la lluvia, pero si entendemos y creemos que Cristo es la fuente de vida eterna en nuestro interior, todo cambia, y comenzamos a vivir desde una posición correcta, dejando fluir aquello que portamos.

Para reflexionar: ¿Usted espera que todo le sea provisto desde el exterior? ¿Es consciente de que Cristo habita en usted?

© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: