Por Ruben Farias

“No permitan que el pecado controle la manera en que viven; no caigan ante los deseos pecaminosos. No dejen que ninguna parte de su cuerpo se convierta en un instrumento del mal para servir al pecado. En cambio, entréguense completamente a Dios, porque antes estaban muertos pero ahora tienen una vida nueva. Así que usen todo su cuerpo como un instrumento para hacer lo que es correcto para la gloria de Dios. El pecado ya no es más su amo, porque ustedes ya no viven bajo las exigencias de la ley. En cambio, viven en la libertad de la gracia de Dios”. Romanos 6:12-14 (NTV)

Uno de los grandes pilares de todo creyente es la disciplina o autodisciplina, esto es un proceso que podemos llegar a desarrollar a través de los años, no solo con nuestra voluntad o fuerza, sino mayormente con la ayuda del Espíritu Santo. La disciplina personal es fundamental ya que nos lleva a conseguir los objetivos tanto terrenales como espirituales que nos trazamos.

En este proceso usted tiene que desarrollar ciertas cualidades en su carácter, tales como: constancia, perseverancia, orden, actitud, ánimo y mantener bajo control todas sus emociones. Cuando usted comience este proceso, va a poder generar buenos hábitos tales como la lectura diaria de la palabra, una vida de oración, refrenar sus palabras, sus emociones y todo esto lo
llevara a un crecimiento espiritual y a tener una verdadera comunión con su Padre Celestial.

Solos, con nuestras fuerzas, nos es imposible lograrlo, pero con la ayuda del Espíritu Santo llegaremos al éxito. Como consecuencia de su autodisciplina y comunión con Dios, usted podrá dejar atrás todo tipo de hábitos, patrones o prácticas pecaminosas que le estén acechando o dando una gran batalla.

Cristo ya lo hizo libre del pecado y pago un alto precio para que podamos disfrutar de la disciplina, pero ahora está en usted aprovechar esta libertad rindiendo todo su ser y voluntad al Señor de Señores y Rey de Reyes.

Para reflexionar: ¿En qué áreas de su vida tiene las mayores luchas con la disciplina? ¿Qué hábitos espirituales debe practicar más?

© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: