Por Tita Villarroel

“El amor no guarda rencor”. 1 Corintios 13:5b (NVI)

Cuando nuestro perdón es verdadero, estamos demostrando el amor de Dios por medio de él (en la acción). El amor y el perdón van unidos a la fe. Si está dispuesto a perdonar, debe reconocer que está todo olvidado, que no se acuerda más de lo que esa persona le hizo. No puede decir que perdonó a alguien si cuando habla de ella lo hace con rencor u odio.

Cuando decidimos perdonar, le estamos entregando a Dios nuestros deseos de justicia propia. Renunciamos a nuestro deseo de venganza. Sólo existen dos formas de cerrar una herida: haciendo justicia o perdonando. Pero no siempre se puede hacer justicia, ya que eso significaría dar a alguien lo que merece. Si alguien nos abandonó la justicia no sería odiarlo, la justicia sería que nos devuelva todos los años que nos privó de su presencia, pero eso no es posible, no se puede cobrar esa deuda. Sin embargo, cuando perdonamos decidimos olvidarnos de esas exigencias y declaramos que Dios es más que suficiente para nuestras vidas.

Perdonar a una persona es demostrar que mi fe en Dios es real, porque Él perdona todos mis pecados. En una oportunidad muy lejana mi esposo y yo firmamos una garantía en un banco con nuestra propiedad, con el tiempo la persona beneficiaria de la garantía no pagó y debimos pagar esa deuda nosotros (con la ayuda de Dios). Pensé que los iba a odiar toda mi vida, pero mi fe en Dios me llevo a perdonar esa mala actitud porque sé que Dios me perdonó a mí primero. La Biblia dice en Hechos 26:18b “Por la fe en mi reciban el perdón de los pecados y la herencia entre los santificados” (NVI). ¿Por qué? porque si yo no perdono, Dios no me perdonará a mí. El amor verdadero expresa su perdón.

Para reexionar:¿Siente falta de perdón hacia alguna persona? ¿Cómo puedes demostrar tu
perdón a alguien? ¿Cuáles son los miedos que te impiden perdonar a los demás?

© 2015 "El Renuevo" | Iglesia Cristiana Evangélica.
Arriba
Seguinos en: